sobre la XI Marcha del Orgullo, la Dignidad y la Diversidad Sexual Puebla 2012 (parte 2)

11 de noviembre
empiezo a abrir los ojos, la luz tenue de mi cuarto me recuerda que estoy en casa y el dolor en mis piernas me recuerda todo lo que caminé, corrí y bailé ayer. –que buen día fue ayer, de verdad como me divertí- pienso al tiempo que empiezo a dar de vueltas en mi cama para despabilarme, el sonido de la calle y el silencio de mi hogar se mezclan para recordarme que mi papá no está y que mi hermano aún duerme.
me levanto y voy por un vaso de leche fría, y aunque pasa da la una de la tarde siento que es mi desayuno ideal. mi hermano despierta con la prisa de ir a comer con su novia, se baña, viste y arregla en menos de una hora y se prepara a salir, después de arreglar un desperfecto con una llanta de la camioneta que usa, se retira a comer.
estoy sola en casa y me pongo a ver en el internet las crónicas y fotografías de La Marcha, y los agradecimientos de la gente que participó. me entra una nostalgia de haber estado y no haber marchado en forma, pero sé que mi labor y la de otrxs compañerxs hicieron mucho de esto posible. en otros tiempos hubiera reclamado algún tipo de agradecimiento, pero hoy día, el sólo saber que lo que hice sirvió para evitar problemas e incluso algún incidente de mayor escala, es suficiente reconocimiento. el ego se lo dejo a lxs demás. sigo recorriendo este desfile de imágenes que me parecieran a 24 horas de sucedidas, como si fueran de años atrás. tan largo parece el tiempo después de tanto agotamiento, una sensación de haber hibernado me recorre el cuerpo y aún el dolor en mis piernas me recuerdan que todo sucedió ayer y que hoy todavía no me repongo de esta lasitud.
son las 6 de la tarde, o al menos eso dice el reloj de mi celular y después de haber comido decido que es tiempo de darme un baño. ya anocheció –maldito horario de invierno, ya es de noche y apenas son las 6- refunfuño antes de entrar a la regadera, recuerdo el mensaje que me envió la chica con la que salgo -Te extraño hermosa! Pienso en ti.- y sonrío. el agua caliente me relaja y después de enjabonarme y lavar mi pelo, enjuago todo mi cuerpo. me siento a recibir en las piernas el chorro caliente para aminorar la pesadez que todavía acumulan. termino el baño y me seco, un masaje con la toalla y vuelvo a ponerme la pijama.
mi papá regresa entonces de su fin de semana fuera, y me saluda y me pregunta como me fue en La Marcha, yo contesto que muy bien pero que muy cansada por la corretiza que pegué. regreso a la computadora donde empiezo a chatear con unas amigas que me pregunta también sobre el evento y que como me había ido, sugiero a mi papá la cena y está de acuerdo pero me pide ir al súper a comprar los garrafones de agua que faltan, y además sugiero un par de víveres más. lo hago pero no sin antes en las redes sociales comenzar un debate de lo que es la marcha y el sentido y su verdadero valor, me acusan de volátil y que sólo sé pelear, no entienden que defiendo el verdadero valor de La Marcha y lo mucho que me molestan las generalizaciones. calmo mis nervios al ir de compras; unas verduras, un poco de jamón, unas latas de atún y unas sopas instantáneas figuran en mi lista junto con los 2 garrafones que mi padre me encargó. el recorrido por la tienda es grato ya que vengo escuchando música de mi reproductor de MP3, ‘nortec collective’ es mi lista de reproducción. pago y regreso a mi casa donde hago la cena para mi y mi papá. después de leer con calma la discusión que entable en internet evalúo los puntos que tuvieron para decir lo que dijeron, su punto es completamente válido pero que generalizaran me enojó –no es para tanto- traté de convencerme pero no bastó. regreso a ver un par de fotos más y recordar con cariño lo que pasó ese sábado, veo el retrato de Agnes en mi pared y me pregunto si entenderán lo que ella pensaba, le lloro un par de lágrimas de nostalgia; y es entonces cuando decido que de nuevo es tiempo de dormir; un dolor de cabeza y de cuerpo me obligan a buscar ese descanso. el mismo proceso de todas las noches, cara, dientes y pelo siguiendo el cambio por la pijama y a dormir.

aprecio que dejes tu comentario, por favor...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s