sobre la XI Marcha del Orgullo, la Dignidad y la Diversidad Sexual Puebla 2012 (parte 1)

10 de noviembre
sábado por la mañana, escucho mi despertador… – 2 timbrazos de la alarma y me levanto – pienso y mascullo contra mi almohada al tiempo que mis sentidos comienzan a despertar, me doy cuenta que la hora no es la que yo creía. dormí de más. reacciono y me voy a bañar, es un baño exprés porque me levante tarde y cada minuto cuenta, hoy es La Marcha y no puedo llegar tarde. ya sabía que me iba a poner así que cargo con mi atuendo al baño, y me dispongo a prepararme: un buen baño, secarme y vestirme lo más rápido para dar paso al sencillo maquillaje (estilo natural) y el peinado. una vez lista a prepararme un lunch de 2 sincronizadas y mi litro de agua. sumo otras cosas y preparo mi bolsa y salgo lista para ser una vez más parte de algo maravilloso.
llego al sitio de reunión después de un recorrido por demás abrupto por parte del transporte público de esta ciudad, todo parece tranquilo pero no lo es hay caos disfrazado de algarabía pues la gente llega pero no los carros y contingentes de los participantes, vendedores ambulantes se aprovechan de la fecha para vender banderas arcoíris, gente sentada en la sombra esperando hasta el último momento para desfilar/marchar, periodistas y similares intentando sacar una foto significativa y/o emotiva para sus respectivos medios y yo sin saber por donde comenzar a auxiliar a mis compañeros del comité, alcanzo a ver a uno de ellos, lo saludo y le pido un cigarro y una informe de lo que sucede, seguido a su explicación me dedico a vender yo misma las pulseras del evento mismas que anduve cargando desde un mes antes y que no había conseguido vender por completo. termino mi labor justo a tiempo pues comienzan a llegar casi todos los participantes con sus vehículos ataviados para la ocasión. se comienza a sentir la verdadera presión pues acomodar a tantos autos de repente parece una labor imposible, lo logramos y se hace la tercera llamada. comienza La Marcha.
saludo amigxs por aquí y por allá, comienzan a sonar las consignas, el pitar de cláxones de los automóviles tanto de los participantes como de algunos espectadores, no falta la conocida mentada de madre por parte de algunos intolerantes, de apoyo por gente abierta –bien por ellos- pienso. comienzan los problemas con la retaguardia del contingente, autos queriendo avanzar a como dé lugar, corro y auxilio a mis compañeros, participantes que llagaron tarde quieren incorporarse con el mejor de los acomodos, los enviamos a la cola de la fila de autos. todo parece ir bien pero alguien me hace notar que vamos muy lento, y corro de nuevo a preguntar cual es el problema. uno de mis compañeros me hace notar que por cuestiones de los permisos pedido el recorrido debe durar 2 horas antes de llagar al destino y sitio del evento. como si lo espíritus escucharan, sufrimos el retraso a causa de una persona que se interponía en el camino de lxs marchantes. desalojarlo sin uso de la violencia tardo justo lo necesario para cumplir las expectativas de tiempo seguía corriendo.
al fin, llegamos al lugar del evento público que cierra La Marcha y mis pies comienzan a pedir una pausa y sentarme, a la de mil logro poner un alto a mis actividades y me siento a comer mi lunch y tomar agua que falta me hacía. la tarde transcurre con calma no hay incidentes, de repente el metiche que se quería colar a sacarse fotos con alguna participante, o personas que querían cortar camino para evitar dar una mayor vuelta. se entregan reconocimientos, se pronuncian los discursos con el fin político que toda marcha tiene, hay show, hay sonrisas, hay un aire de emoción como pocos días lo tienen, hoy festejamos el orgullo de ser diferentes y únicxs, hoy exigimos lo que merecemos igualdad de derechos, obligaciones, responsabilidades y oportunidades igual que el resto de la población.
termina el evento y queda el sabor de triunfo en la boca, el placer de un trabajo bien hecho y de una camaradería que se disfruta, levantamos los últimos objetos del comité como sillas y mesas, agradecemos los servicios contratados y dejamos el sitio. yo me dispongo a seguir mi camino y agradezco a lxs que quedan por la oportunidad de participar en una marcha más (ésta es mi segunda), salgo con unas amigas a celebrar y continuar la fiesta. decidimos ir a Sibari Bar, es mi lugar de fiesta, donde sé que soy más que bienvenida y soy recibida por el jefe en persona. nos invita nuestra primera bebida y compare con nosotras y otras chicas un tranquilo juego de billar. sigue la fiesta y el baile hasta la madrugada, mis amigas y yo estamos agotadas y decidimos ir a descansar pagamos el resto de las bebidas y nos vamos, llego y mi hermano llega a los 5 minutos. nos saludamos y nos damos las buenas noches, es entonces que abro mi página en la red social azul y agradezco a lxs que participaron en La Marcha, y que me dieron una gran experiencia este día.
solo me queda dormir y saber que di lo mejor de mí en este día, falta la calma de los días subsiguientes para que pueda dar un retrospectiva adecuada. me cambio por mi pijama, me aseo la cara, cepillo mis dientes y recojo mi cabello en una cómoda coleta; voy a mi cama y recargo mi cabeza contra mi almohada. me duermo.

aprecio que dejes tu comentario, por favor...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s